jueves, 12 de mayo de 2016

Ariel


Ariel (Hiperión, 1997) de Sylvia Plath (1932 – 1963) y traducción de Ramón Buenaventura es un poemario que ha sufrido variaciones en su publicación. Primero porque el libro fue concebido y ordenado por la autora antes de su suicidio el 11 de febrero de 1963. Después de su muerte su esposo, el poeta Ted Hughes, reacomodo la lista y suprimió catorce e introdujo trece que escribió antes de su muerte. El motivo seguramente por la calidad de los poemas. El último problema de publicación es la aparición en Estados Unidos. En este último texto aparece el libro preparado poeta Ted Hughes más los trece poemas suprimidos. El texto de Hiperión ha tomado como texto base el poemario publicado en Estados Unidos.
A Sylvia Plath le costó mucho desarrollar un estilo original en todo su corpus poético –por ello tanta confusión en sus publicaciones-: sus correcciones incesantes, sus dudas en dar un norte a su escritura y sus constantes cambio de ánimos produjeron la tardía decisión de publicar un texto orgánico. Ante lo propuesto no podemos de negar la extraordinaria calidad de su poética y las innovaciones temáticas que produce para las letras norteamericanas. La poesía confesional, que tiene atisbos con Anne Sexton, se suma su condición de mujer y sus problemas existenciales producto de su bipolaridad producen en una poética rebelde, maldita e insular. La poesía de Plath se aprecia en todo su esplendor cuando el devenir sonoro y confesional se apodera en su poesía para atentar contra una sociedad patriarcal que poseía más hegemonía en su tiempo y en su contexto. Plath sin lugar a duda fue una de las pioneras de impulsar la ola de poesía femenina que llegaría en los años siguientes.

Puntuación: Buena
Presentación: Buena
Género: Lírico
Leído: 4 de mayo de 2016      
Publicar un comentario